Kéfir: Qué es, propiedades, beneficios, contraindicaciones y cómo prepararlo

Es muy probable que hayas oído hablar del kéfir en algún programa de televisión sobre alimentos ecológicos, o quizá hayas leído algo sobre él en un artículo de comida sana. No te preocupes porque aquí, en recetakefir.com, te vamos a desvelar todo sobre el kéfir.

Te vamos a explicar qué es y para qué sirve, los tipos, sus beneficios y propiedades y todos los mitos que hay a su alrededor. ¿Estás preparado? ¡Pues sigue leyendo!

Lo primero, ¿qué es el kéfir?

El kéfir es una bebida natural probiótica parecida al yogur que se lleva tomando en algunos lugares de Europa y de Asia durante miles de años por sus propiedades y por los increíbles beneficios que tiene para nuestra salud. De hecho, la palabra kéfir viene del turco, que significa bendición, ya que cuando ellos descubrieron este probiótico pensaron que solo podía ser un regalo de los dioses.

El término kéfir se utiliza para referirse con todo lo que tenga que ver con este superalimento, pero también podrás encontrar otras maneras de llamarlo como BúlgarosLeche Kefirada o Yogur de Pajaritos en algunos países de América.

También se conocen como kéfir a los pequeños nódulos con los que se puede hacer esta bebida gracias a 2 procesos bioquímicos: la fermentación láctica y alcohólica. Estos gránulos son parecidos a la coliflor, aunque con una consistencia más blanda, y están formados por colonias de diferentes bacterias y levaduras.

¿Qué es el kéfir?
Comparativa de los nódulos del kéfir con una moneda de euro.

Propiedades y beneficios del kéfir para nuestra salud

Los beneficios de este superalimento, en comparación con la leche o el yogur, son impresionantes. Te sorprenderá cómo lo que parece un alimento tan sencillo, puede ser tan bueno para la salud. Contiene multitud de minerales imprescindibles para nuestras vidas como cobre, calcio, magnesio, hierro, manganeso, potasio y zinc.

También aporta a nuestro organismo proteínas, grasas poliinsaturadas, vitaminas como la A, todas las del grupo B (esenciales para el buen funcionamiento de nuestro metabolismo) y la K, además de muchas enzimas que mejoran la digestión. Todas estas propiedades se traducen en la bebida que tiene más beneficios para nuestra salud. Los más destacados son:

Ayuda al sistema inmunitario

Su alta composición de vitaminas y minerales lo convierten en un producto que potencia inmensamente la efectividad del sistema inmunitario. Componentes como la biotina y el folato que intervienen en la formación de leucocitos y células defensoras para mejorarlas y aumentar su número en la cantidad justa y necesaria para potenciarlo pero sin llegar a ser un problema.

Combate la osteoporosis

Llega una edad en la que los huesos dejan de ser lo mismo. Estos empiezan a perder dureza porque a nuestro cuerpo le cuesta más absorber el calcio. Este problema se llama osteoporosis. Si te digo que el kéfir ayuda a prevenir sus efectos, ¿cómo te quedas? Pues como lo lees. El kéfir contiene, además de mucho calcio si tomas el de leche, vitaminas como la D y la K2 las cuales han demostrado que ayuda en la asimilación del calcio en nuestros huesos. Además, el fósforo y el magnesio que contienen mejoran la resistencia ósea.

Previene el cáncer

Nuestra sociedad tiene una inmensa guerra contra el cáncer siendo esta la epidemia más grave tanto en nuestro país como en todo el mundo occidental. Las propiedades antimutagénicas del kéfir ayudan a combatir esta enfermedad impidiendo a las células mutar y quitándoles la posibilidad de convertirse en cancerígenas. Según un estudio en la universidad canadiense de McGill, se demostró que el kéfir reduce más de un 50% las células cancerígenas del cáncer de mama, en contraposición del yogur, que solo redujo menos de un 15%.

(Puedes leer el artículo completo aquí https://bit.ly/37l64Kq)

Propiedades y beneficios del kéfir
El kéfir de leche es una bebida similar al yogur líquido.

Probiótico: Apoya a la flora intestinal

Las propiedades probióticas del kéfir apoyan a la flora intestinal en el momento de hacer la digestión de los alimentos, siendo capaz de paliar diferentes problemas como el estreñimiento o los síntomas de enfermedades como el Síndrome del Intestino Irritable o la enfermedad de Crohn.

El kéfir sirve para adelgazar

Este beneficio está bastante ligado al anterior. Usar kéfir para adelgazar es muy bueno porque al apoyar la flora intestinal, se acumula menos grasas en el intestino, ayudando a digerirlas y que no se absorban en nuestro cuerpo.

Combate las alergias

El kéfir tiene propiedades antiinflamatorias y, como seguramente sabrás si sufres de estos problemas, muchos problemas respiratorios como las alergias o el asma están causados por inflamaciones. Este superalimento tiene la capacidad de reducir inflamaciones, la mucosidad y también, gracias a su ayuda al sistema inmunitario, puede eliminar los microorganismos que provocan estas alergias.

Reduce los efectos de la intolerancia a la lactosa

La fermentación láctica que hace el kéfir, se hace a partir de la lactosa de la leche. Al ser degradada en este proceso, ayuda a que sea más fácil de digerir, reduciendo en gran medida los efectos de esta intolerancia tan molesta.

Bueno para el acné

En nuestro cuerpo, todo está conectado gracias a las hormonas y, cuando tenemos problemas en el intestino, estos pueden manifestarse como acné o otras enfermedades de la piel (erupciones, eccemas, etc.)

Contraindicaciones y peligros de tomar kefir

Contraindicaciones y peligros de tomar kéfir

A pesar de que esta bebida pueda tener multitud de beneficios para nuestra salud, también tiene unos pocos efectos secundarios que se deben tener en cuenta antes de tomarlo. Las mismas colonias de bacterias que forman el kéfir, también pueden ser muy perjudiciales para ciertas personas.

Personas con sensibilidad estomacal

El kéfir mejora y apoya mucho nuestra flora intestinal. Sin embargo, a personas con el estómago sensible, esta propiedad se puede traducir en diarreas, dolor abdominal, hinchazón y gases.

Si un rato después de tomar el kéfir comienzas a sentir malestar, seguramente seas una de estas personas, así que no será recomendable que tomes este probiótico.

Personas tratándose inmunodeprimidas

Si eres una persona que está tomando inmunodepresores, que tiene alguna enfermedad que ataque al sistema inmunológico o que por consecuencia de algún tratamiento se encuentra con las defensas bajas, debes preguntar a tu médico antes de tomar kéfir.

Este alimento contiene muchas bacterias y levaduras que, si eres una persona inmunodeprimida, podrían llegar a descontrolarse y aumentar las posibilidades de tener una infección.

Personas con intolerancia a la lactosa

A pesar de que el kéfir haga la fermentación con la lactosa de la leche, esta puede seguir teniendo una pequeña concentración de este azúcar así que, si vas a comenzar a tomar esta bebida, es importante que comiences tomando muy poco para ver como reacciona con tu organismo.

Si no te sienta muy bien la leche kefirada, siempre puedes tomar otro tipo de kéfir como el de agua o el vegano.

Tipos de kefir

Valor nutricional

Como hemos mencionado, el kéfir es un superalimento muy completo y con un valor nutricional bastante sano. Podemos encontrar bastantes proteínas, vitaminas A, B y K y grasas poliinsaturadas (las buenas).

Su composición también se caracteriza por aportarnos un amplio conjunto de los minerales que necesitamos para vivir, entre ellos el calcio, el fósforo y el magnesio.

Composición del kéfir por cada 100 gramos
Valor energético41 kcal
Agua88,4 g
Grasas0,85 g
Hidratos de carbono4,75 g
Proteínas3,25 g
Fibra0 g

Para que te hagas una idea de lo completo que es este probiótico, con tomar 250 gramos de esta bebida al día, estarías consiguiendo un 8% de las proteínas y un 12,5% de las grasas diarias necesarias, además de los minerales y los aminoácidos que contiene.

Tipos de kéfir

Para preparar esta bebida son necesarios 2 ingredientes, los granos de kéfir y un medio donde sus bacterias puedan fermentar. Según el tipo de nódulos y según el medio donde fermenten, podremos encontrar varias clases o tipos de kéfir.

Kéfir de leche

El tipo de kéfir más popular y común es el kéfir de leche. Es una bebida láctea procedente de la fermentación de los nódulos en un medio lácteo (leche) gracias al azúcar que contiene. Este medio lácteo puede ser tanto leche de vaca, como de cabra u oveja e incluso de leches vegetales como la de soja.

Tanto la textura y el color de este tipo de kéfir es muy similar al yogur, pero con la diferencia de que el kéfir es más ácido debido a la fermentación y además, es mucho menos rentable producirlo. Por este motivo no está tan comercializado ni es tan común encontrarlo en los supermercados.

Cómo es el kéfir de agua

Kéfir de agua

El otro tipo de kéfir, algo menos popular, es el kéfir de agua. Este, al contrario que el de leche, no necesita lactosa para fermentar, por lo que solo lleva a cabo la fermentación alcohólica. La diferencia, como podrás suponer por su nombre, está en que el medio de fermentación es solamente el agua quedando este como una especie de agua carbonatada (como un refresco pero sin gas) y el otro tipo como una leche algo más ácida.

Kéfir vegano o de leche vegetal

Este, como podrás suponer, es el kéfir hecho con cualquier leche que sea de tipo vegetal. Se puede hacer tanto con leche de almendras, de avena, de soja, de arroz e incluso de anacardos. La ventaja de este tipo es que, igual que estos tipos de leche, no contienen lactosa, sino otro tipo de azúcar. De esta manera los nódulos pueden hacer la fermentación y los intolerantes a la lactosa lo pueden disfrutar.

Donde conseguir nodulos de kéfir

Kéfir de agua coco

A pesar de que se suela considerar el agua de coco como un tipo de leche vegetal, el kéfir de coco se suele diferenciar del resto. Este es uno de los que más beneficios tienen para nuestra salud, ya que a las propiedades del kéfir hay que sumarle las del agua de coco. Por ejemplo, el coco aporta a nuestro organismo vitaminas, sales minerales y sustancias que nos ayudan en la hidratación.

¿Cómo y cada cuánto tomar el kéfir?

Hay multitud de maneras de tomar este superalimento. Se puede preparara queso, yogures, se puede tomar como si fuera un yogur líquido (en el caso del kéfir de leche) o como un refresco sin gas (el de agua). Hay centenares de recetas con kéfir que podrás ir probando a medida que te vayas familiarizando con este alimento.

La frecuencia con el que deberías tomarlo depende de tus gustos y de si te sienta bien. Ten en cuenta de que hay quien lo toma casero y cada día se prepara medio litro.

¿Dónde comprar el kéfir?

Actualmente hay 2 maneras de conseguir este superalimento, tanto preparándolo tu mismo con nódulos como comprándolo directamente.

Comprándolo en el supermercado

En los últimos años, muchos supermercados y grandes establecimientos han comenzado a tener la leche kefirada dentro de su catálogo. Podrás encontrarlo de diferentes marcas en diferentes cadenas de supermercados como por ejemplo Mercadona, Lidl, Carrefour, el Corte Inglés o Alcampo.

Tomarlo casero

Los verdaderos amantes del kéfir se hacen cada día su propia bebida con sus nódulos. Con un litro de leche y unos 150 gramos de estas colonias de bacterias puedes conseguir un litro de kéfir diario, tanto para tomarlo como una bebida como para hacer otras recetas.

Cómo preparar kéfir en casa

Hacer kéfir casero, aunque pueda parecer difícil, es muy sencillo. Tan solo necesitarás un recipiente de cristal, un colador de plástico, 150 gramos de búlgaros y 1 L de leche. La receta es muy sencilla, tan solo debes poner la leche y los nódulos dentro del recipiente y dejarlos fermentar durante 24 horas a temperatura ambiente.

Fácil, ¿verdad? El proceso como tal es bastante sencillo, pero tiene bastantes matices que pueden variar bastante su sabor. Si quieres descubrir como hacer este probiótico paso a paso en casa con tus propios nódulos, en nuestra web encontrarás multitud de recetas.

¿Dónde conseguir búlgaros o tíbicos?

Hay tres maneras de conseguir estos preciados granos probióticos que te permitirán hacer tu propia leche kefirada casera.

Comprar los nódulos por internet o en herboristerías

Esta es la manera más fácil y sencilla de conseguirlos a pesar de que te costará un poco de dinero. Por 100 gramos de estos pequeños búlgaros o tíbicos tan solo te cobrarán unos 15 euros. Además, estas colonias de bacterias poco a poco se irán reproduciendo, por lo que cada vez tendrás más para llevar a cabo tus recetas.

Donde comprar nódulos de kefir

Encontrar un alma caritativa

Es muy común que personas que usan sus gránulos para fermentar su leche acaben teniendo demasiados nódulos (estos se reproducen cada vez que hacemos una fermentación) y acaban regalándolos a amigos o a otras personas que los estén buscando. Por internet hay multitud de foros donde los regalan, pero para lo baratos que son, no merece la pena tantas molestias.

Hacer tus propios cultivos

Cada vez es más común encontrar gente que hace sus propios cultivos de estos pequeños nódulos, ya que es muy fácil hacerlo si sabes cómo. En cuestión de unos 5 días podrás tener unos cuantos nódulos para hacer tu propio kéfir y así dejar de depender de otras personas.

Haz tus propias recetas y postres con kéfir

Hay mil maneras de preparar este superalimento y mil usos en la cocina que se le pueden a este alimento, tanto dentro como fuera de la cocina. Si navegas por nuestra web encontrarás multitud de recetas y aplicaciones. Hemos tratado de investigar lo máximo para poder traerte guías tanto como recetas y tutoriales con kéfir. ¿A qué esperas para llevarlos a cabo?