Cómo saber si el kéfir está malo o muerto y cómo resucitarlo

No son pocas las personas que cuando han ido a tomar su kéfir lo han visto de un color raro, con un olor extraño y un sabor diferente a la última vez que lo consumieron. Si esto ha ti te ha ocurrido, entonces te interesará este artículo sobre cómo saber si el kéfir está malo o estropeado.

Además, si te preparas tu propio kéfir casero, entonces aquí también podrás descubrir cómo resucitar el kéfir muerto. ¡Sigue leyendo!

Cómo saber si el kéfir está muerto

¿Cómo saber si el kéfir está malo o estropeado?

Si no se presta atención en los cuidados del kéfir, los búlgaros o los tíbicos que lo forman, podrían llegar a estropearse e incluso a morir, perdiendo así tu cultivo, ya sea en parte o en su totalidad.

Descubrir si nuestro kéfir se ha puesto malo o si se ha estropeado es bastante sencillo, ya que las señales son bastante obvias. Si cuando lo vas a tomar ves que tienen un color un poco más oscuro de lo normal, que tengan un sabor más ácido y fuerte o que huelen muy raro, entonces lo más seguro es que tu kéfir se esté estropeando.

Que esté en mal estado, no significa que se esté muriendo. Un nódulo de kéfir que se haya estropeado un poco, seguirá haciendo la fermentación, pero no la hará correctamente y la leche (o agua) kefirada sabrá mal. En este mismo artículo te explicaremos cómo evitar que muera.

¿Cómo saber si mi kéfir ha muerto o está en mal estado? Trucos

Hay varias maneras de descubrir si nuestro kéfir ha muerto o no. Si después de leer los siguientes indicativos llegas a la conclusión de que tus nódulos se han estropeado completamente, entonces deberás retirarlo del resto del cultivo para que no dañe al resto de hongos.

  1. Cuando comienzan a oscurecerse: Si llevas tiempo haciendo tu propio kéfir casero, seguramente sepas de qué color es normalmente tu kéfir. En el caso del de leche, este es de un color blanco roto, mientras que el de agua es más bien ocre. Si se oscurece (siempre y cuando no hayas puesto algo que lo oscurezca como melaza), entonces estará muriendo.
  2. Cuando se vuelven menos elásticos: Los nódulos de kéfir tienen una consistencia bastante elástica, como una coliflor pero más resistente. Cuando se van estropeando, pierden esta elasticidad.
  3. Cuando desprende un olor rancio: Todos los seres vivos que mueren desprenden un hedor bastante asqueroso, y el kéfir no es para menos.
  4. Cuando sabe muy mal: Si no te has dado cuenta por los anteriores factores, entonces te acabarás dando por este, ya que es muy obvio. Si al tomar tu kéfir notas que este está asqueroso, lo más seguro es que esté en mal estado (esto es aplicable tanto para el casero como para el de supermercado).

Estos 4 factores no son indicativos claros de que tus nódulos hayan muerto completamente, es posible que tan solo necesiten que los limpies un poco. Por lo tanto, antes de tirarlos, es recomendable que pruebes a lavar los nódulos de kéfir correctamente.

Motivos por los que puede enfermar y llegar a morir los nódulos de kéfir

Son muchos los motivos por los cuales tanto los tíbicos como los búlgaros pueden enfermar. Ten en cuenta que son colonias de bacterias muy sensibles y algo que a ti te parece insignificante puede acabar con ellos. Hay muchos los motivos por los que puede ponerse en mal estado tus nódulos, pero los principales son estos 5:

  • No están bien alimentados: Aunque puedan parecer simples bolitas, los nódulos de kéfir están vivos y si no son alimentados con lactosa (en el caso de los búlgaros) o con azúcar (para los tíbicos) estos comenzarán a atrofiarse. Para evitar que esto ocurra, tenlos siempre fermentando, ya sea en leche o en agua.
  • No los lavas con frecuencia: Es necesario que laves los nódulos para evitar que la suciedad y que otras bacterias puedan crear moho sobre los gránulos. En nuestra web encontrarás un artículo que habla sobre cómo hacerlo de manera correcta.
  • Usas un medio tóxico para las bacterias: Una leche que esté en mal estado o cortada y un agua con una gran cantidad en sales minerales pueden resultar tóxicos para los hongos del kéfir. Trata de usar siempre leche en buenas condiciones y agua de mineralización baja.
  • Exposición directa al sol: Los rayos ultravioletas del sol pueden hacer mutar las bacterias de Lactobacillus Acidophilus y provocar su muerte.
  • Tenerlos a temperaturas muy bajas o muy altas: Tanto congelar el kéfir como exponerlo a temperaturas muy elevadas pueden matarlo.

Si mantienes alejado a tus hongos kéfir de todas estas prácticas, no debería ocurrirles nada. Si los mantienes bien cuidados y los conservas de una manera óptima, estarán los más sanos posibles.

Ahora bien, si se te han muerto, hay una manera de intentar revivirlos. ¡Sigue leyendo!

¿Cómo revivir y resucitar el kéfir muerto?

El kéfir no es un superhéroe que pueda volver desde los muertos por arte de magia, pero sí que hay una manera de que, en caso de que se haya estropeado, tratar de recuperarlo. Para ello hay que forzar su crecimiento y que fermentan mucho durante poco tiempo. Deberás seguir estos pasos:

  1. Colocar los búlgaros o los tíbicos a fermentar con 1 cucharada de azúcar. En el caso de los búlgaros, deberán fermentar en leche y en el caso de los tíbicos, en agua.
  2. Cambiar la leche y/o añadir más azúcar cada 48 horas. En el caso del de agua, no es necesario que cambies el agua. Con que añadas un poco más de azúcar es suficiente.
  3. Fijarte bien en la evolución de los granos. Si estos comienzan a retomar su color normal y a dejar de oler mal, significa que poco a poco estarán recuperando su capacidad de fermentación. Por lo contrario, lo mejor que puedes hacer es tirar los que peor se vean.

¿Al final de este proceso tendré kéfir vivo?

Técnicamente, si el kéfir ha conseguido resucitar, en realidad habrá sido porque no estaba muerto, ya que es imposible que resucite como tal, así que antes de este proceso el kéfir ya estaba vivo.

De todas maneras, es bueno intentarlo, ya que conseguirás que los granos tengan un mejor rendimiento y una mayor eficacia para que tu leche kefirada se vuelva de mayor calidad, por lo que merece la pena.

Si eres una persona que toma bastante kéfir, siempre puedes hacer una imagen del kéfir muerto, para que cuando se te muera un nódulo poder compararlo y comprobar si lo está o no.

Y ¿qué pasa cuando tenemos kéfir caducado? ¿Se puede tomar?

Aunque tengamos la creencia de que los productos caducados son malos, la realidad es que muchos de ellos apenas cambian cuando pasa la fecha de vencimiento.

En el caso del kéfir, cuando se ha caducado (o vencido) lo que ocurre es que poco a poco las bacterias que lo forman se van degradando, haciendo que cambie ligeramente su sabor y su olor.

Kéfir caducado

Aún así, igual que los yogures, debe llevar mucho tiempo así para que estos cambios sean lo suficientemente relevantes como para que pueda dañarnos, por lo que sí se puede tomar kéfir caducado.

En el caso de que se haya pasado la fecha de vencimiento por bastantes semanas, entonces recomendable tirarlo para no sufrir una intoxicación por kéfir.

¿Y qué ocurre cuando sufrimos una intoxicación por kéfir? ¿Cómo hay que actuar?

Cuando tomamos kéfir en mal estado o que lleva mucho tiempo caducado o que ha sido , entonces podemos sufrir una intoxicación. Estas intoxicaciones provocan episodios de diarrea que duran alrededor de 2 o 3 días debido a la degradación de la flora intestinal.

Lo único que podemos en estos casos es esperar a que nuestra flora vuelva a recuperarse. Es recomendable ir al médico, aunque lo más probable es que a los pocos días se te pase.

Esto ha sido todo lo que debes saber acerca del kéfir en mal estado. En Recetakefir.com tenemos multitud de artículos acerca de este maravilloso probiótico natural, así que sigue navegando por nuestra web para convertirte en un experto sobre el kéfir. ¡Adelante!

También podría interesarte:

¡Comparte este artículo!