Cómo congelar y descongelar el kéfir

Es muy común que aquellos a quienes nos gusta el kéfir estemos todo el día haciendo leche kefirada y reproduciendo nuestros nódulos. Sin embargo, es muy común que si un día nos vamos de viaje o si nos apetece dejar de tomarlo por un tiempo, no sepamos cómo hacer que se mantenga en buen estado. Aquí te voy a enseñar el mejor método, congelar el kéfir. Pero antes, vamos a responder a una pregunta:

¿Se puede congelar el kéfir? ¿Y los nódulos?

Como ya sabrás, los nódulos se utilizar para preparar la leche kefirada. Por lo general, es muy común en la cocina preparar los alimentos y después congelarlos pero el kéfir es un caso aparte. Los expertos aconsejan tratar de evitar congelar el kéfir ya preparado, tanto el de leche como el de agua.

En el caso del kéfir de búlgaros, porque es bastante difícil descongelarlo bien y conseguir que no aparezcan grumos. En el caso del preparado con tíbicos, porque este pierde parte de sus propiedades.

Como congelar y descongelar el kefir

Aún y así, en el caso de que por ejemplo fueras a estar unos días fuera y la única opción que tienes es tirarlo a la basura, sí que podrías congelarlo pero aún y así, no sería aconsejable.

Sin embargo, el caso de los granos de kéfir es completamente distinto, ya que sí que es aconsejable congelarlos. De hecho, los expertos recomiendan que, en caso de querer conservar los gránulos por un periodo superior a los 15 días, la mejor manera de conservarlos es en el congelador.

Además, pueden aguantar sin perder ninguna de sus propiedades, beneficios o bacterias hasta 18 meses.

Cómo congelar el kéfir de leche para guardar

Conservar este tipo de granos será un poco distinto de los de agua. Deberás tener mucho cuidado para evitar que se dañen o incluso que mueran. Ten en cuenta que si se estropean deberás conseguir más, ya sea haciendo tus propios cultivos o comprándolos. Para congelar el kéfir debes seguir estos pasos:

  1. Lavar bien los nódulos con agua. Es importante que sea un agua baja en sales minerales, sin cloro y con el menor tratamiento antibacterias posible, ya que esta podría dañar los granos. También es importante que el chorro de agua sea pequeño para evitar estropearlos.
  2. Escurrir bien durante 10 minutos en un colador de plástico.
  3. Introducir los búlgaros en un recipiente de cristal hermético para evitar que entre el aire.
  4. Colocar este recipiente dentro de otro recipiente para que los gránulos no mueran congelados. El frío del congelador podría penetrar en el primer recipiente y acabar con ellos, así que mejor prevenir.
  5. Meter en el congelador durante el tiempo que quieras conservarlos. Es importante que el tiempo de congelación no sobrepase los 18 meses, ya que podrían perder sus propiedades. Lo recomendable es a los 12.
  6. Cada 2 meses abrir ambos recipientes durante unos segundos para que salgan los gases propios de la fermentación. Este paso es muy importante, sobretodo en los búlgaros.

Como puedes apreciar, mantener los nódulos de kéfir en el congelador es muy sencillo. Tan solo debes tratar tus gránulos con cuidado para evitar hacerles daño y que así no mueran. Si tienes eso en cuenta, no deberías tener ningún problema.

Como descongelar kéfir de agua y leche

Cómo congelar el kéfir de agua y los tíbicos

Para congelar kéfir de agua deberás seguir los mismos pasos para conservar el de leche, tan solo hay 2 diferencias. En primer lugar, no es necesario limpiar demasiado los tíbicos, ya que estos no están impregnados de leche como los búlgaros.

En segundo lugar, tampoco hará falta que abras los recipientes cada 2 meses, ya que la fermentación de estos pequeños es más lenta y le será imposible llevarla a cabo. Sabiendo estas 2 cosas, ya puedes congelar también tus tíbicos.

Cómo descongelar, reactivar y regenerar el kéfir y los nódulos

Descongelar tus gránulos también es muy sencillo, incluso más que congelarlos. Este proceso vale tanto para los búlgaros como para los tíbicos y es muy rápido. Deberás seguir estos pasos:

  1. Retirar ambos recipientes del congelador.
  2. Ponerlos a temperatura ambiente durante una noche entera para que se descongelen poco a poco. Es importante colocarlos en un lugar donde no vaya a darles la luz solar por la mañana, sobretodo en el caso del kéfir de agua,
  3. Una vez descongelados, colocarlos en un recipiente de cristal con leche (en caso de los búlgaros) o agua y azúcar (en caso de los tíbicos) para reactivarlos. Trata de poner menos gramos de nódulos por litro de líquido de lo que sueles poner normalmente, así conseguirás reactivar los granos más rápidamente.
  4. Para regenerar bien el kéfir, tan solo deberás comenzar otra vez a usar esos nódulos para fermentar la leche / agua y hacer tu propio kéfir. Las primeras veces es importante poner un poco más de leche y de azúcar para darles energía y reactivarlos bien. La primera fermentación que hagas, seguramente sepa un poco peor que de costumbre, pero a partir de la segunda volverá a saber como siempre.

¿El kéfir congelado pierde sus beneficios y propiedades?

No te preocupes por estropear tus queridos gránulos probióticos porque esto no ocurrirá. Es imposible que, si sigues las recomendaciones y pasos que te he explicado, tus pequeños nódulos mueran. Además, ten en cuenta que no están matando las colonias de bacterias, por lo que las propiedades y los beneficios tan preciados de este superalimento no se perderán.

En el caso de que congelaras tus nódulos sin añadir el segundo recipiente, entonces sí que los perderían, pero con este método no tienes de qué preocuparte.

Cómo hacer nódulos de kéfir en casa desde cero

Son muchas las personas que quieren empezar a tomar kéfir casero pero no saben cómo conseguir los nódulos necesarios para preparar la leche kefirada. Hay quienes tienen la suerte de que un amigo los cultive y se los pueda regalar, hay otros que deciden que como cuestan poco dinero es más fácil comprarlos y otros que prefieren hacer sus propios cultivos. Si eres de estos últimos, has llegado al lugar indicado, porque te voy a enseñar cómo hacer nódulos de kéfir en casa desde cero.

Cómo hacer nódulos de kéfir de leche en casa

Los nódulos de kéfir de leche, también conocidos como búlgaros, son unas colonias de bacterias que se alimentan de la lactosa de la leche. Hay que diferenciarlos de los tíbicos, los nódulos del kéfir de agua. Estos, desgraciadamente, son muy difíciles de preparar, así que no podemos explicar como hacer nódulos de kéfir de agua en casa.

Actualmente se conocen 2 maneras de preparar estos cultivos para que crezcan los gránulos del kéfir. La primera es la más rápido, ya que tan solo requiere 5 días, mientras que la segunda tarda alrededor de unos 20 días. El resultado de ambas es el mismo, así que es mejor llevar a cabo la primera receta para crear estos granos.

Cómo conseguir que crezcan los gránulos de kéfir paso a paso

Esta receta es muy sencilla y tan solo tardaremos unos 5 minutos en tenerla lista. Sin embargo, como hemos mencionado previamente, la preparación dura varios días, ya que debe tener lugar un proceso de fermentación, cosa que es muy lenta. ¡Vamos a ver cómo se hace!

Preparación del cultivo de búlgaros de leche con yogur

Ingredientes y utensiliosComo hacer bulgaros de leche desde cero

  • 1L de leche (si no es ultradesnatada mejor)
  • 250 ml de yogur natural
  • Recipiente de cristal de 1,5L
  • Paño de tela para cubrir
  • Cinta, cuerda o goma elástica
  • Papel de periódico
  • Colador de plástico

Receta del cultivo de búlgaros de leche con yogur

Es muy importante tener todos los utensilios bien limpios para evitar problemas en la fermentación de los búlgaros. Ten en cuenta que el proceso comienza a nivel microscópico, por lo que cualquier bacteria podría ser muy perjudicial para los granos.

  1. Limpiar, desinfectar y esterilizar bien todos los utensilios, tanto el recipiente como el paño de tela y el colador (aunque este último solo es necesario al final).
  2. Colocar la leche a calentar en el fuego sin dejar que llegue a hervir. La temperatura de ebullición de la leche es a los 100ºC.
  3. Retirar la leche del fuego y dejar enfriar. Gracias a este proceso habremos eliminado las bacterias de la leche.
  4. Una vez la leche esté fría, colocarla en el recipiente de cristal junto al yogur y remover bien.
  5. Tapar con el paño de tela y cerrarlo bien con la cinta, cuerda o goma elástica.
  6. Poner el papel de periódico alrededor del recipiente para protegerlo de la luz solar.
  7. Colocar en un lugar seco y oscuro durante 5 días. Es importante que no muevas el frasco en ningún momento.
  8. Una vez pasados los 5 días, verás que hay grumos en la leche, estos son los gránulos. Ahora debes colar la leche con mucho cuidado para que no se rompa ningún nódulo.
  9. Colocarlos en un recipiente con leche y dejarlo fermentar para hacer kéfir de leche o ponerlo en la nevera para conservarlo.

Como puedes ver, esta receta es muy sencilla y tan solo deberás dedicarle 5 minutos. Si crees que esperar 5 días para tener solo unos pocos gránulos, siempre puedes aumentar las cantidades de leche y de yogur para que salgan más o bien puedes comprarlos. En nuestra tienda podrás encontrarlos. Veamos ahora como es el otro método.

Cómo crear granos de kéfir caseros sin yogur

Ingredientes y utensilios

  • 1L de leche (si no es ultradesnatada mejor)
  • Recipiente de cristal de 1,5L
  • Paño de tela para cubrir
  • Cinta, cuerda o goma elástica
  • Papel de periódico
  • Colador de plástico

Cómo crear granos de kéfir caseros sin yogur

Este método es muy similar al anterior. La única diferencia que hay es, obviamente, que no se utiliza yogur. Esto provoca que las bacterias que forman los búlgaros tengan que desarrollarse a partir de la propia leche. Colocar yogur sirve para comenzar con unas pocas bacterias y así acelerar el proceso. De esta manera, el tiempo requerido para que crezcan los nódulos es muy superior.

  1. Limpiar, desinfectar y esterilizar bien todos los utensilios que vas a utilizar.
  2. Calentar la leche en una olla evitando que hierva.
  3. Dejar enfriar.
  4. Una vez la leche esté fría, ponerla dentro del recipiente de cristal.
  5. Cerrar el bote con el paño de tela y ligarlo con la cinta para que no entren bacterias ni polvo.
  6. Tapar el recipiente con papel de periódico para que no entre en contacto con la luz del sol y no matar las bacterias.
  7. Colocar en un lugar seco y oscuro durante 20 días.
  8. Retirar el papel cada 3 o 4 días para comprobar que no se haya contaminado la leche. Si tiene hongos de color verde o algún otro color que no deba estar ahí, tira la mezcla y vuelve a comenzar.
  9. Pasados los 20, verás que lo del recipiente parece leche cortada. Cuela la mezcla para sacar los nódulos.
  10. Poner los nódulos en el mismo recipiente con un poco más de leche para conservarlos. Puedes ponerlos en la nevera si no quieres hacer leche kefirada o fuera a temperatura ambiente para preparar kéfir de leche.

Hacer nódulos de kéfir caseros es muy fácil si sabes cómo. De hecho, hay muchas empresas que se aprovechan un poco de este desconocimiento para vender estos pequeños nódulos a unos precios desorbitados, pero ahora que conoces esta receta, podrás crearlos por ti mismo. Sabemos que aún y así, este proceso puede resultar un poco confuso, así que aquí tienes un vídeo que te ayudará.

Si quieres tomar tu propio kéfir casero, ¿a qué esperas para comenzar a hacer tus propios gránulos? Además, aquí, en recetakefir.com encontrarás multitud de recetas para aprovechar estos granos al máximo. ¡Eres bienvenido!