Colador de Plástico para Kéfir

Si te gusta hacer kéfir, seguramente te guste tener tus propios accesorios para prepararlo. Uno de estos accesorios son los coladores para kéfir. ¿Es necesario comprar uno? ¿Qué pasa si el colador no es de plástico? ¡Descúbrelo ahora!

Catálogo de los mejores coladores para kéfir

 

¿Por qué comprar un colador para kéfir de plástico?

Además de que es importante tener accesorios específicos para no ensuciar el kéfir, los materiales metálicos pueden dañar el kéfir. En el proceso de fermentación que lleva a cabo el kéfir, tienen un papel muy importante sus iones. Al tener un metal en contacto con el kéfir, los iones de ambas cosas entran en contacto, transmitiendo iones del metal a los nódulos de kéfir.

Si los granos acumulan demasiada cantidad de iones metálicos, pueden contaminarse y provocar que la leche kefirada se vuelva tóxica para la salud.

Los metales como el latón, el cobre, el zinc y el aluminio son muy comunes en las casas y, por mal que suene, son los que mas contaminan los nódulos. El único que se puede usar, aunque no es un metal en sí, sino una aleación, es el acero inoxidable, ya que los iones de este no pueden traspasarse al kéfir.

Otros tipos de coladores para kéfir

Además de coladores de plástico y de acero inoxidable, también podemos encontrar coladores de tela, aunque estos no son tan efectivos como los otros tipos, ya que los orificios por los que puede salir la leche son muy pequeños y podría ser difícil el proceso de colarlo. La única ventaja que tienen es que no contaminan, ya que no están hechos de plástico.

Sin lugar a dudas, el mejor colador para kéfir es el de plástico. Además, si lo que buscas no es colar sino simplemente almacenar el kéfir (o prepararlo), el mejor material para el recipiente que utilices es el vidrio, ya que no hace reacciones químicas con ningún material y sería imposible que contaminara los granos o la leche. El único problema es que es frágil, así que ¡deberás ir con cuidado!