Kéfir de leche casero

Cuando pensamos en el kéfir, la gran mayoría de las veces pensamos en un lácteo con un sabor ácido y con una textura parecida al yogur. Este es conocido como kéfir de leche porque el en el que tiene lugar la fermentación es la leche. En este artículo te voy a explicar cómo hacer kéfir casero de leche paso a paso y de manera muy sencilla. ¡Vamos allá!

Cómo hacer kéfir de leche en casa paso a paso

Tanto el kéfir de leche como el de agua tienen una preparación bastante similar y sencilla. Sin embargo, mucha gente consideraría que hacer esta receta es un poco difícil, no por su complejidad, sino por los matices que puede tener. La cantidad de nódulos que eches variará muchísimo la textura, igual que el tiempo de fermentación. Yo te voy a explicar cuál es la que yo considero que es mejor, pero siempre puedes experimentar por ti mismo.

Receta de kéfir de leche casero

Ingredientes:

Cómo preparar kéfir de leche casero

  • 1L de leche
  • 150g de nódulos de kéfir
  • 30 gramos de azúcar
  • Fruta o otros condimentos al gusto

Receta de kéfir de leche casero

Es muy común añadir otros alimentos al kéfir además de la leche, como fresas o otras frutas que sirvan para darle un sabor más dulce. Igual que con la textura, la mejor manera de encontrar el que más te guste es haciendo mucho y experimentando. Yo te recomiendo la fresa.

  1. Preparar los condimentos que quieras echar al kéfir. Si vas a poner fruta, lo mejor es batirla.
  2. Colocar en un recipiente hermético y de cristal la leche, los nódulos, el azúcar y los condimentos.
  3. Cerrar herméticamente y dejar reposar durante 24 horas a temperatura ambiente y en un lugar alejado de la luz del sol.
  4. Abrir el bote cada 8 horas y remover para que salgan los gases propios de la fermentación y evitar así que quede demasiado ácido.
  5. Una vez pasadas las 24 horas, abrir el tarro y colar la leche kefirada para quitar los nódulos. Ya está tu kéfir de leche listo.
  6. Poner los gránulos dentro del mismo recipiente y con más leche para que se conserven bien. Puedes colocar el recipiente en la nevera para evitar que fermente si no quieres más.
  7. Disfrutar de una agradable bebida probiótica con multitud de propiedades.
  8. Repetir el proceso tantas veces como quieras tomar kéfir.

Como puedes ver, preparar kéfir de leche casero en casa es muy sencillo. Ten en cuenta que, cuantas más veces repitas la receta, mejor te quedará y más a gusto te saldrá. Después, con esta leche kefirada podrás hacer otras recetas, como yogur o queso, todas ellas deliciosas. Continúa navegando por nuestra web para encontrar las mejores recetas con kéfir. Te encantarán.

También te dejo un enlace a Amazon España para que, si no tienes todavía búlgaros en casa (los nódulos), puedas comprarlos por un precio bastante económico y comenzar tus preparaciones: