Kumis casero con kéfir

La gran mayoría de personas no saben qué es el kumis. El kumis es una bebida que se hace a partir del kéfir. Ambos son leche fermentada, tan solo cambian las concentraciones de sus ingredientes y un poco su preparación.

¿Quieres aprender cómo hacer kumis con kéfir casero? Aquí te mostramos la receta paso a paso. ¡Sigue leyendo!

Cómo hacer Kumis caseros con kéfir paso a paso

A pesar de que el kumis se haga de una manera similar al kéfir, durante su preparación se tiene que calentar un poco la leche, por lo que parte de las bacterias de los nódulos del kéfir se morirán, perdiendo así parte de sus propiedades.

Aún así, no debes preocuparte, ya que el kumis natural sigue siendo un alimento muy beneficioso para nuestra salud y delicioso.

Receta de Kumis natural con kéfir casero: Preparación

Ingredientes:

Cómo hacer kumis casero con kéfir

  • 1L de leche / 1L de agua
  • 300g de nódulos de kéfir
  • 30g de azúcar

Receta de Kumis con kéfir casero

Antes de preparar la receta debes tener en cuenta que, cuanto más rato dejes fermentar los bacilos, más espeso será. A medida que vayas llevando a cabo este proceso de elaboración, podrás decidir cómo te gusta más.

  1. Calentar la leche a unos 45ºC en el fuego.
  2. Una vez haya llegado a la temperatura indicada, poner el azúcar (a no ser que quieras hacer kumis sin azúcar).
  3. Remover durante 1 minuto para que se disuelva bien.
  4. Retirar la leche del fuego para que se enfríe un poco hasta los 25ºC (temperatura ambiente más o menos).
  5. Añadir en un recipiente con 1,5L de capacidad la leche y los nódulos de kéfir.
  6. Cerrar herméticamente y dejar reposar durante unas 16 horas. Como hemos mencionado antes, cuanto más rato lo pongas más espeso estará y viceversa.
  7. Abrir y remover cada 6 o 7 horas para que salgan los gases de la fermentación y que no quede demasiado ácido el kumis.
  8. Una vez pasadas las 16 horas, colar la mezcla para quitar los gránulos, devolverlos al recipiente con un poco más de leche y colocarlo en la nevera para conservar las colonias de bacterias.
  9. Disfrutar de una deliciosa bebida con multitud de propiedades y beneficios para tu salud.
  10. Repetir el proceso tantas veces como quieras.

Como has podido observar, preparar kumis casero es muy fácil. Para facilitarte la tarea, puedes usar una Thermomix para cambiar de temperatura.

Asimismo, esta misma receta se puede aplicar a cualquier otro tipo de cultivo láctico que encuentres en el mercado. A continuación, te dejamos un vídeo para que veas lo fácil que es prepararlo.

Descubre aquí los beneficios y las propiedades del kéfir

Pero, ¿qué es exactamente el yogurt kumis? Historia

Es posible que, aunque tengas ganas de preparar kumis en casa, no tengas mucha idea de lo que es exactamente ni de sus beneficios. El kumis, también conocido como koumiss, es una bebida láctea que, como hemos mencionado se produce con el kéfir de leche o la bacteria Lactobacillus y que últimamente se está tomando mucho en Colombia.

Esta bebida, en su origen, no era fermentada con leche de vaca como en la actualidad, sino que antes se utilizaba leche de yegua. Esto es debido a que durante muchos siglos, fue utilizada como alimento para los caballos.

¿Es lo mismo el kumis y el airag?

A lo largo de su historia, este probiótico ha recibido muchos nombres y muchas variaciones en su preparación. Por ejemplo, en algunas tribus de Mongolia, el kumis era conocido como Airag.

Por lo tanto, sí, el kumis y el airag son lo mismo, aunque es poco probable que lo encuentres llamado del segundo modo.

Propiedades y beneficios del kumis

Igual que el resto de probióticos, este superalimento tiene una serie de características muy beneficiosas para nuestra salud. Las propiedades que tienen no se pueden comparar a ningún otro tipo de alimento. Las más destacadas son:

  • Aportan muchos nutrientes a nuestro organismo: Esta bebida láctea tiene multitud de proteínas, grasas poliinsaturadas (las buenas) y de vitaminas que refuerzan nuestro sistema. El kumis tiene calcio, magnesio, hierro, potasio, zinc y vitaminas A, B y K.
  • Mejora nuestro sistema digestivo: Las bacterias que fermentan el Koumiss ayudan a nuestra flora intestinal a reproducirse y a hacerse más fuerte para paliar diferentes problemas digestivos, como el estreñimiento, la diarrea o el Síndrome del intestino irritable.
  • Previene el cáncer: Según muchos estudios, los probióticos pueden prevenir ciertos tipos de cáncer como el de mama. Esto es gracias a sus propiedades antimutagénicas.

Como puedes observar pos sus propiedades, tomar este alimento es una de las mejores cosas que puedes hacer para ayudar a mejorar tu salud. Además, hay sobres preparados directamente para hacer kumis en casa que se echan directamente y se disuelven. Otra cosa que puedes hacer es comprar el de Alpina, un kumis colombiano muy bien valorado.

Como ya sabes, aquí somos amantes del kéfir y nos encanta aprovechar al máximo este superalimento, solo tienes que navegar un poco por Recetakefir.com para descubrirlo. ¡Adelante!

Además de la receta del kumis, en nuestra web podrás encontrar:

5/5 (1 Review)
¡Comparte este artículo!