Cómo cuidar y conservar el kéfir

No son pocas las personas que, habiendo escuchado los beneficios que tiene el kéfir, ha recibido unos cuantos nódulos y después no ha sabido que hacer con ellos. Si eres una de esas personas, has llegado al lugar indicado.

En este artículo te voy a explicar todo lo que necesitas saber para poder conservar y cuidar tu kéfir a la perfección para que no se ponga malo. ¡Vamos allá!

Descubre aquí qué es el kéfir y sus propiedades.

Cómo cuidar el kéfir

¿Cómo cuidar el kéfir?

Como seguramente sabrás, los nódulos de kéfir son unas colonias de bacterias que, al entrar en contacto con la leche (o el agua con azúcar) se alimentan de su azúcar, fermentando, haciendo que se vuelva espesa y dándole un sabor ácido.

Pues bien, estos pequeños granos similares a coliflores en miniatura son muy frágiles y, si no vas con cuidado podrías matarlos. En primer lugar, debes tener una cosa clara. Intenta tocarlos lo mínimo posible. Nuestras manos están a una temperatura mucho mayor que la óptima para los búlgaros, por lo que si los manipulas durante mucho rato podrías dañarlos.

Sin lugar a dudas, lo mejor que puedes hacer para cuidarlos es tenerlos todo el día fermentando. Para que te hagas una idea, tardas 5 minutos en sacarlos de su recipiente con la leche, poner más leche y volverlos a meter. Con estas 3 acciones ya te ahorras la mayoría de problemas.

Aquí tienes una serie de consejos para cuidar tu kéfir lo mejor posible. Para evitar dañarlos de alguna manera debes:

  • Cuando vayas a colar la leche kefirada para sacarlos del recipiente, debes hacerlo con un colador de plástico. Al entrar en contacto con el metal, los nódulos podrían absorber parte de este y dañarse.
  • Cuando prepares tu kéfir casero, no debes llenar el recipiente completamente para que puedan respirar. Además, debes abrirlo cada unas 8 horas y remover para que salgan los gases de la fermentación.
  • No poner a la luz del sol directa los nódulos. Podrían calentarse y morir.
  • Nunca calentar el kéfir con los nódulos dentro. Por el mismo motivo, el calor mata las bacterias.
  • Cuando veas que un nódulo se está poniendo negro, tíralo. Podría infectar al resto.
  • Lavarlos cada 2 semanas. Te explicaré la manera óptima de hacerlo a continuación.

Si sigues todos estos consejos, no deberías tener ningún problema. Es más, como el kéfir se va reproduciendo y va creciendo, en unas pocas semanas podrás regalárselo a otra persona para que pueda disfrutar de sus beneficios también.

También podría interesarte cómo hacer kéfir casero. 

¿Cómo lavar los nódulos de kéfir?

Lavar los nódulos es una cosa que se debe hacer con mucho cuidado. Como ya he mencionado son muy frágiles y, tanto con las manos como con el agua se podrían dañar. Para ello deberás hacer lo siguiente:

  • Poner los nódulos en un colador de plástico debajo del grifo.
  • Abrir el agua y verterla suavemente sobre ellos. El chorro debe ser bastante fino.
  • Seguir tirando agua hasta que el agua salga transparente. También puedes aprovechar para tirar aquellos que tengan un color más oscuro de lo habitual.
  • Devolverlos a su recipiente.

Siempre que lo hagas con cariño, no habrá ningún problema. Aquí te dejo un vídeo para que veas como se hace correctamente:

¿Cómo conservar los búlgaros si vamos a estar fuera unos días?

Si vas a estar fuera de casa durante unos días porque vayas a irte de viaje o porque tengas que hacer cualquier otra cosa, la mejor opción es meterlos en la nevera. Una vez acabada la última fermentación antes de partir, debes limpiar el recipiente bien, volver a colocar la leche, los nódulos y colocarlos en el frigorífico.

Con el frío conseguimos que la fermentación del kéfir se ralentice mucho, permitiéndonos así que, cuando lleguemos a casa, no haya fermentado lo suficiente como para quedarse sin alimento ni aire y así no morir. Pueden estar en la nevera perfectamente hasta dos semanas, así que tampoco tendrás que preocuparte demasiado.

Si por el contrario vas a estar más de esas dos semanas fuera de casa, entonces deberías o bien dárselos a otra persona para que los cuide o bien congelarlos. Aquí, en Recetakefir.com, ya publiqué un artículo sobre como congelar, descongelar y reactivar los nódulos. Échale un vistazo.

Y esto es todo. Si sigues todos estos consejos que te he explicado, cuidar de tus pequeños nódulos será pan comido. También puedes dejar en la sección de comentarios otros consejos para que personas inexpertas puedan tener una mayor ayuda. ¡Te leemos!

Deja un comentario